EFE.- China ha enviado ADN del tigre de Amoy al espacio, una especie “funcionalmente extinguida” según los expertos, para conservar sus genes y evitar su desaparición definitiva, informó hoy el diario oficial China Daily.

Según el rotativo, el material genético, enviado este fin de semana y que orbitará a unos 1.000 kilómetros de la Tierra, proviene de un tigre macho llamado Kang Kang, criado en cautividad en el zoológico de Cantón, capital de la provincia homónima (en el sur de China).
En este sentido, los científicos esperan aprovechar la baja temperatura y el vacío del espacio para prevenir los riesgos de perder dichos recursos genéticos, en un ambiente que “constituirá la última defensa del material genético original de las especies de la Tierra”, señaló China Daily.
Asimismo, el contenedor del ADN, desarrollado de manera conjunta por una empresa tecnológica de Shenzhen (en el sur del país) y por la Academia China de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento, está diseñado para resistir tanto la radiación solar como los cambios bruscos de temperatura en el espacio.

El tigre de Amoy, también conocido como tigre del sur de China, desapareció de los bosques húmedos del sur del país en 1994, por lo que los científicos consideran que la especie está “funcionalmente extinguida”, aunque algunas organizaciones aún intentan preparar al animal para que pueda volver a vivir en libertad.

Opinión

Comenta
Mira también:

El Pentágono finalmente admite que sigue investigando ovnis

El portavoz del Departamento de Defensa estadounidense afirmó que una iniciativa secreta…

¡Insólito! Fue infiel y su mujer lo paseó desnudo en el techo de un autoCuriosidades

El hecho ocurrió en Colombia. La señora descubrió a su esposo con…

La foto de Mica Viciconte y Fabián Cubero que revolucionó Instagram

Mica Viciconte y Fabián Cubero dieron que hablar toda la semana después de ser los…

La dieta que convirtió a los caballeros medievales en máquinas de matar

Los caballeros eran considerados los carros de combate de la Edad Media. Acorazados, los jinetes…