EFE.- El expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000), condenado por delitos de lesa humanidad a 25 años de cárcel, cumple hoy un año fuera de prisión, aún cuando la Justicia peruana revocó el indulto concedido por el exmandatario Pedro Pablo Kuczynski el 24 de diciembre de 2017.

Desde el 3 de octubre pasado, fecha en la que un juez reconoció que el indulto fue irregular y ordenó su reingreso en prisión, Fujimori ha permanecido en una clínica privada de Lima en medio de sospechas de que su prolongado internamiento es una estrategia para evadir la orden judicial, en tanto espera se resuelva una apelación a la medida.

Otra opción que maneja Fujimori, de 80 años, es un proyecto de ley presentado por la parlamentaria fujimorista Yeni Vilcatoma poco después de conocida la anulación del indulto, que plantea una liberación anticipada para los reclusos mayores de 75 años.

Aunque este proyecto fue aprobado con el apoyo de la bancada del partido fujimorista Fuerza Popular, el presidente Martín Vizcarra no lo promulgó tras considerar que no había sido “debatido en profundidad” y podía beneficiar a personas encarceladas “que sean un peligro para la sociedad”.

También se cuestionó el verdadero estado de salud del exgobernante tras la publicación de un video donde se le ve desplazarse por su habitación sin ninguna ayuda, además de observar en televisión una audiencia sobre el pedido de prisión preventiva por 36 meses que se siguió contra su hija Keiko, la líder de Fuerza Popular.

Ante ello, el Instituto de Medicina Legal del Ministerio Público elaboró en noviembre un informe médico que señaló que Fujimori padece de hipertensión arterial no controlada, problemas cardiacos, fibrilación auricular paroxística y cardiopatía coronaria crónica.

Sin embargo, el documento no precisa que la salud del expresidente se encuentre gravemente amenazada, por lo que nuevamente los familiares de las víctimas de los delitos por los que fue condenado cuestionaron que no fuera llevado a una prisión.

Fujimori, quien ha cumplido 12 de los 25 años de cárcel dictada por la autoría mediata en las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos, recibió además del indulto una gracia presidencial que lo exoneraba del proceso por el caso Pativilca, donde también es acusado por la autoría mediata de secuestro, tortura y asesinato.

En febrero pasado, la Justicia indicó que a Fujimori no se le podía aplicar el derecho de gracia en este caso por tratarse de crímenes por lesa humanidad, por lo que ahora el proceso judicial continúa en marcha.

El exmandatario permanece en la clínica a la espera de conocerse la decisión de la Sala Penal Especial de la Corte Suprema de Justicia sobre su apelación a la anulación del indulto, que el lunes señaló será dada a conocer en los próximos días.

Si la sala revoca la anulación del indulto, que se tomó luego de un pedido de revisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), Fujimori quedará en libertad, mientras que si la medida es rechazada se deberá esperar para saber si las autoridades permiten que continúe en la clínica u ordenan su regreso a prisión.

OPINIÓN

Comenta
Mira también:

Militares chavistas desertores denuncian abandono de Guaidó

Agencias.- Forman un ejército de decepcionados, de frustrados. Cruzaron la frontera para…

Bolivia retira la candidatura de Rodríguez Veltzé a la CIDH

El Gobierno boliviano retiró la candidatura del expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé a…

Theresa May renunció como primera ministra del Reino Unido

Theresa May anunció este viernes que renunciará como primera ministra de Gran…

Una explosión en Lyon por posible paquete bomba deja al menos trece heridos

Emmanuel Macron ha informado personalmente de un «ataque», presumiblemente terrorista, en una…

Presidente asegura que Bolivia ‘nunca’ renunciará al derecho de volver al Pacífico

El presidente Evo Morales recordó este jueves el natalicio del héroe de…