Durante este año la entrega de gas natural a los mercados de exportación cayó a su nivel más bajo, la producción disminuyó y para 2019 los principales compradores (Brasil y Argentina) anticipan la adquisición de menores volúmenes fijos.

La venta al mercado brasileño, que hasta 2014 alcanzó un tope de 31,24 millones de metros cúbicos por día (MMmcd), descendió en 2017 a 23,83 MMmcd y este año osciló entre 19,48 MMmcd en enero y bajó hasta 14,18 MMmcd en noviembre, de acuerdo con datos oficiales.

Una de las causas es que Brasil hace uso de sus fuentes de energía termoeléctrica cuando tiene abundancia de lluvias, pero un tema de fondo es el aumento de sus reservas internas en los yacimientos del Presal.

Paralelamente, autoridades de ambos países comenzaron a sostener reuniones para una renegociación del contrato luego de 2019 y el vecino país ya anunció que Petrobras reducirá a la mitad la compra de gas, a 15 MMmcd.

El contrato GSA con Brasil establece un volumen mínimo de compra de 24 MMmcd y un máximo de 30,08 MMmcd.

Argentina

En el caso de Argentina, los envíos también comenzaron a bajar desde octubre, cuando la demanda registró 7,19 MMmcd. De acuerdo con datos de la Gobernación de Santa Cruz, incluso el 4 de noviembre pasado se alcanzó un mínimo de 5,82 MMmcd, cantidad que se volvió a repetir el pasado 1 de diciembre.

Ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sanchez

El contrato entre Bolivia y Argentina estipula que en verano (1 de enero al 30 de abril y del 1 de octubre al 31 de diciembre) se debe exportar a ese país un promedio de 17,2 MMmcd. En invierno la entrega como mínimo es de 20,9 MMmcd y un máximo de 24 MMmcd.

En octubre pasado, el secretario de Energía de Argentina, Javier Iguacel, anunció que en dos años ese país no necesitará el gas boliviano debido a que mejoró su producción interna, por lo tanto, se avanza con Bolivia en una modificación sustancial del contrato con una reducción de las importaciones.

En noviembre, ejecutivos de YPFB e Integración Energética Argentina (IEASA), ex-Enarsa, se reunieron y uno de los temas que abordaron fue la renegociación de los volúmenes y una adenda al contrato.

De los encuentros trascendió que se negocia un volumen de importación de sólo 10 MMmcd para verano y 15 MMmcd en la época de invierno.

En la actualidad ambos países activan proyectos propios, en el caso de Argentina con Vaca Muerta y en Brasil con el Presal, paralelamente reemplazan el gas boliviano con otro tipo de energía como el gas natural licuado (GNL).

En el caso del proyecto argentino, la producción del yacimiento de gas no convencional de Vaca Muerta no sólo amenaza con reducir la demanda desde Bolivia, sino que también llega ya a Brasil y a menor precio, el principal mercado para el gas boliviano.

La producción disminuye

Con base en datos publicados por la Gobernación de Tarija y de Santa Cruz, se informó que la producción nacional de gas natural bajó de un tope de 59,37 MMmcd a 54,28 MMmcd en agosto de este año.

Expertos atribuyen la caída a una declinación de los principales campos productores de gas y una menor nominación de parte de los mercados externos.

Para el siguiente año, la previsión es que el nivel se mantenga o incluso descienda más.

Además consideran que el país no está en condiciones de atender simultáneamente la demanda de gas de los tres mercados por este descenso de la oferta y también por la falta de descubrimiento de nuevas reservas.

De hecho, la producción actual refleja un déficit si Brasil demandaría el tope del contrato que son 30,05 y Argentina 20,9 MMmcd en invierno y los 14 MMmcd que requiere el mercado interno.

En la actualidad el sector de hidrocarburos contribuye con cerca del 40% de los ingresos fiscales del Gobierno Central y los gobiernos subnacionales, según el análisis de la Fundación Jubileo.

La Gobernación de Santa Cruz advirtió que como consecuencia de la caída de las exportaciones de gas a Argentina, el país perderá 390 millones de bolivianos por regalías y Santa Cruz 40 millones de bolivianos cuando esos recursos se liquiden en enero.

Mientras que Tarija calcula una pérdida para este año de 70 millones de bolivianos para el departamento y para el país más de 1.100 millones de bolivianos.

El exministro de Economía Luis Arce admitió que el próximo año se reducirán las exportaciones de gas al mercado argentino por la crisis que atraviesa ese país, que obliga a disminuir el consumo.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, sin embargo, aseguró que el próximo año las ventas de gas mantendrán el mismo volumen de este año e incluso más y que los ingresos económicos tendrán similar panorama.

Un ministro envuelto en contradicciones y polémica

El ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, generó polémica sobre la caída de la producción de gas natural, los menores envíos a los mercados y las negociaciones con Argentina y Brasil.

En julio de este año, tras la oferta de Argentina de comprar más gas boliviano, pero a un precio menor y bajo otras condiciones, la autoridad afirmó que la propuesta no era favorable para el país.

“La oferta de Argentina no es favorable para el país, si bien requieren más gas boliviano, en la propuesta bajan sus obligaciones y no establecen una propuesta de precio, por lo que en las actuales condiciones se hace inviable”, dijo entonces.

Incluso señaló que el gas boliviano sigue siendo el más competitivo de la región.

Sobre la disminución de la producción de gas que se registra, la autoridad negó que haya déficit y dijo que la misma está en función a las nominaciones del mercado interno y los mercados de Argentina y Brasil.

Ante el desarrollo del gas natural de los yacimientos de Vaca Muerta en Argentina y el Presal de Brasil, Sánchez aseguró que el gas boliviano tiene los precios más bajos de la región por la optimización y los bajos costos de producción en Bolivia, por lo que existe gran interés en los vecinos por hacer negocios con el país.

Sin embargo, a fines de noviembre Argentina informó que se comenzará a exportar gas natural licuado (GNL) desde el yacimiento de Vaca Muerta, esto permitirá que el vecino país se sume al club de 20 países que exportan GNL. Sobre la culminación del contrato con Brasil en 2019 y con Argentina en 2026, dijo que los mismos no concluyen esas fechas.

También criticó en reiteradas oportunidades al embajador argentino, Normando Álvarez, cada vez que se ponía en tela de juicio los menores envíos de gas a ese mercado o la ejecución de garantías por la falta de pago del energético.

La autoridad nunca quiso reconocer una caída de ingresos y de producción. Llegó a señalar que el próximo año el país recibirá iguales o mayores recursos por la exportación de gas y mercado interno.

 

Página Siete

Comenta
Mira también:

Lino Condori reaparece: aplaza la gestión de Oliva y se declara perseguido político por ser campesino y del MAS (video)

El ex Gobernador interino, Lino Condori, señaló que es víctima de una…