Las Bolsas mundiales se tiñeron de rojo en la víspera de la Navidad, arrastradas por Wall Street, que vivió la peor Nochebuena de su historia, víctima de las incertidumbres políticas y económicas en Estados Unidos como consecuencia de las críticas de Donald Trump a la Reserva Federal por la subida de los tipos de interés. El Dow Jones de Industriales, su principal indicador, descendió un 2,91%, pese a que solo operó hasta media sesión por ser víspera de Navidad, y retrocedió 653,17 puntos, hasta los 21.792,2, mientras que el selectivo S&P 500 bajó un 2,71% o 65,52 unidades, hasta 2.351,1, y el índice compuesto del mercado Nasdaq perdió un 2,21 % o 140,08 enteros, hasta los 6.192.

La mala racha de Wall Street arrastró al resto de mercados mundiales. La Bolsa de Tokio, una de las pocas abiertas el día de Navidad, registró este martes la peor caída en dos años de su principal indicador, el Nikkei, impactada con fuerza por las pérdidas del Dow Jones y a pocos días de que cierre un año que se está amargando desde hace semanas.

Hundimiento del Nikkei
El Nikkei, un índice que incluye a los 225 títulos más representativos del mercado, cayó hoy un 5,01% o 1.010,45 puntos, hasta 19.155,74 enteros, el nivel más bajo desde el 25 de abril del año pasado. Ese retroceso del 5,01% en una sola jornada es el más pronunciado desde el 5,36% que perdió este selectivo el 9 de noviembre de 2016, la sesión del parqué tokiota que se desarrollaba mientras se esperaban los resultados de las elecciones de Estados Unidos. Por su parte, el Topix, más amplio que el Nikkei 225 y que incluye a dos millares de firmas con la mayor capitalización del mercado, cedió un 4,88% o 72,64 puntos, hasta 1.415,55 unidades.

Además del contagio estadounidense, también se notaron los riesgos que puede representar para el consumo nipón el aumento del IVA a partir de octubre próximo, aunque desde el Gobierno de Shinzo Abe se intentó restar motivos nacionales a la caída bursátil de hoy.

El ministro portavoz del Gobierno, Yoshihide Suga, achacó a “factores exteriores” la caída bursátil de hoy en Tokio, y dijo que las autoridades seguirán vigilando estos datos para estar listas “ante cualquier situación. Básicamente, la economía mundial es estable, sobre todo la japonesa, que está en su mejor nivel”, insistió Suga.

Los de Tokio y los de Shanghái son los únicos grandes mercados bursátiles de la región que hoy estaban operando. El parqué tokiota completará su última jornada de este año el viernes, y no reabrirá hasta el 4 de enero por el descanso anual del parqué del Año Nuevo.

Llamada a la calma
En EE UU, de nada sirvió que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, convocara el pasado fin de semana a los principales banqueros del país ante el retroceso del mercado bursátil. También preocupan a los inversores el cierre del Gobierno federal e informaciones de que Donald Trump discutió en privado la posibilidad de despedir al presidente de la Reserva Federal.

Todos los sectores económicos terminaron el día de ayer en rojo, y destacaron por sus pérdidas el sector de servicios públicos (-4,26%), el energético (-4,02%), el inmobiliario (-3,72%), el industrial (-3,14%) y el de bienes esenciales (-2,98%).

Wall Street se desplomó en lo que ha sido su peor víspera de Navidad de toda la historia, que llevó al S&P 500 a sumarse al mercado bajista y un Dow Jones por debajo de los 22.000 puntos. Se considera mercado bajista cuando se registra una caída del 20% o más desde el máximo más reciente.

Hay mucho nerviosismo en los mercados, pero también en la Casa Blanca, desde donde el presidente Donald Trump echa la culpa al presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, después de presumir que bajo su mandato los mercados no paraban de ganar dinero.

Trump ha considerado este martes que “el único problema” de la economía estadounidense es la Fed porque ese organismo “no tiene tacto con el mercado” y tampoco “entiende” las disputas comerciales en las que está inmerso el país.

Lo cierto es que, según los analistas de Wall Street, hay temor a la desaceleración de la economía mundial -el petróleo de Texas también baja en picado- y a la inestabilidad política derivada del tercer día consecutivo del cierre de la Administración de Estados Unidos. Trump ha llegado a compadecerse de sí mismo por estar “solo” en la mansión presidencial y se desahogó enviando una decena de mensajes por Twitter.

Así las cosas, los 30 valores del Dow Jones acabaron en zona roja, con Nike (-5,90 %) encabezando las pérdidas, por delante de Microsoft (-4,17 %), Johnson & Johnson (-4,10 %), Procter & Gamble (-3,97 %) y United Technologies (-3,88%).

Bolsa española
Por su parte, el principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35, perdió ayer un 0,89% y, por primera vez desde agosto de 2016, el nivel de los 8.500 puntos, por las dudas de los inversores sobre el futuro de la economía mundial.

En una jornada semifestiva para la Bolsa española, que echó el cierre a las 14 horas y no abrirá hasta el jueves 27, el Ibex restó 76,20 puntos, hasta 8.480,60 puntos, con lo que las pérdidas anuales se amplían al 15,56 %.

El País

Comenta
Mira también:

La UE amenaza con sanciones a Caracas si no hay “resultados concretos” en Barbados

La Unión Europea (UE) amenazó hoy con imponer nuevas sanciones a Venezuela…

Bolivia planteará al Mercosur declaración para facilitar el comercio por la Hidrovía Paraguay-Paraná

El viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, informó el martes, en Santa…

Sánchez rompe con Iglesias y sube la incertidumbre en España

EFE El presidente del Gobierno español en funciones y candidato a la…

La crisis dispara la tasa de prostitución entre las jóvenes venezolanas

El informe realizado este mes por la alta comisionada de los Derechos…

Congresistas atacadas por Donald Trump lo acusan de querer dividir al país

Las cuatro legisladoras demócratas a las que el presidente Donald Trump atacó…