SEGURIDAD

Un condenado a muerte desde hace 11 años que pedía acelerar su ejecución se suicida en su celda en EEUU

Scott Raymond Dozier, el condenado a muerte que se ha suicidado. DPTO. CORRECCIONAL DE NEVADAAFP

AFP.- Un hombre condenado a muerte en Estados Unidos hace 11 años y que varias veces pidió celeridad en su ejecución ha sido encontrado muerto en su celda en lo que parece ser un suicidio. Brooke Santina, portavoz del departamento de prisiones de Nevada (en el oeste del país), ha afirmado este martes que Scott Dozier fue hallado “colgado en una sábana atada a un conducto de ventilación en su celda en la prisión Ely“.

Dozier, de 48 años, fue condenado en 2007 por narcotráfico y por el asesinato, cinco años antes, de Jeremiah Miller, cuyo torso fue encontrado en una maleta en Las Vegas. Estaba solo en la celda, según la portavoz. Santina ha señalado que el “aparente suicidio” está siendo investigado. Su familia ha sido informada y se ha ordenado una autopsia.

El prisionero estaba en el centro de un debate sobre el uso de drogas como el fentanilo -el poderoso fármaco que ha impulsado una crisis de adicción de opiáceos que ha matado a decenas de miles de estadounidenses- para la pena capital. En julio pasado su ejecución fue paralizada poco antes de la hora pautada, tras una demanda entre el departamento de prisiones y el fabricante de uno de los medicamentos en el cóctel letal.

El nuevo gobernador, contrario a la pena capital

Dozier había abandonado las apelaciones y varias veces manifestó su deseo de morir. “Creo que es genial, ha matado a gente en todas partes”, dijo entonces el prisionero sobre el fentanilo en una entrevista con el programa VICE de HBO . El abogado de Dozier, Tom Ericsson, ha contado al diario Las Vegas Review-Journalque habló con su cliente poco más de una semana antes su muerte. “Estaba bien de ánimo”, dijo. “No noté ninguna indicación de que estuviera contemplando algo drástico”.

Dozier consultó con Ericsson sobre cómo afectaba su condición los cambios políticos en el Estado. El nuevo gobernador Steve Sisolak, que asumió su cartera el lunes, es contrario a la pena de muerte, lo mismo que el nuevo fiscal general Aaron Ford. La última ejecución en Nevada fue en 2006.

Según Ericsson, Dozier ya había tratado de suicidarse y amenazaba constantemente con quitarse la vida. Al momento de morir no estaba bajo vigilancia de suicidio, y tampoco está claro cuando fue la última vez que los guardias tuvieron contacto con él.

Estados Unidos ejecutó a 25 prisioneros en ocho estados en 2018, según la ONG Death Penalty Information Center: todas las ejecuciones fueron por inyección letal, menos dos que fueron en la silla eléctrica.

El Mundo

Comenta
To Top