Las mujeres de casi cualquier lugar del mundo están sujetas a un tabú del que todavía no han podido desprenderse; sin embargo, tener la regla no es igual en todos los países del mundo. En una parte de Nepal existe una tradición, ‘chhaupadi’, que es una especie de ‘exilio menstrual’ por el que se obliga a las mujeres a abandonar sus viviendas durante el periodo y a las que se les impide, durante estos días, participar en las actividades normales de la comunidad. Por ello tienen que trasladarse a unas pequeñas chozas en las que malviven durante este espacio temporal. En esta situación han muerto una madre y dos hijos en la localidad de Bajura, en la remota zona oeste del país.

Amba Bohora se encontraba en su cuarto día de menstruación, tal y como relata el diario ‘Kathmandu Post’, y como ya había hecho en innumerables ocasiones, había dejado su hogar para pasar los días en una choza de barro. El martes por la noche se fue a dormir con sus dos hijos, de nueve y doce años, en la cabañita y nunca despertaron. La suegra de Amba fue quien descubrió los cuerpos de los tres cuando abrió la portezuela de la choza por la mañana: habían muerto por inhalación de humo. La choza en la que habían pasado la noche había sido construida por las mujeres de la familia de Amba años atrás, para poder practicar el ‘chhaupadi’, y no contaba, como no suelen contrar este tipo de ‘construcciones’, ni con ventanas ni con ningún tipo de ventilación.

“La choza era tan pequeña que apenas podía acoger a Amba y a sus dos hijos. Dentro de la cabaña hay que estar agachado”, explicaba Jadak Bohora, presidente de la sala del Tribunal Supremo de Nepal, institución que en 2005 prohibió esta tradición. En agosto de 2017 se falló una nueva ley que penalizaba esta práctica; sin embargo la legalidad no ha podido con la tradición y la superstición en la que viven estas comunidades ha hecho que se siga obligando a practicar el ‘chhaupadi’.

Te puede interesar  Hallan muerto a un príncipe de los Emiratos Árabes en su casa de Londres

Amba, de 35 años, había encendido un pequeño fuego dentro de la caseta para poder sobrellevar las bajas temperaturas —a comienzos de enero en esta zona la temperatura oscila entre los 15 y los cinco grados bajo cero—, y el humo de esta hoguera fue el que acabó quitándoles la vida. Jadak Bohora sostiene que hace algunos años una ONG aseguró que Pandusen (ubicada en Bajura, donde vivía Amba con sus hijos) era una zona libre de ‘chhaupadi’. “Pero este trágico incidente tuvo lugar en el marco de la práctica del ‘chhaupadi’ en la propia aldea”, lamenta.

Fuente: elconfidencial.com

Comenta
Mira también:

Un terremoto de magnitud 7.3 grados sacude isla al este de Indonesia

Un terremoto de 7.3 grados de magnitud sacudió ayer el norte de…

Los decapitados que están apareciendo en la frontera de Colombia con Venezuela

El sábado 6 de julio, cuando el sol estaba a punto de…

Sismo en Indonesia deja dos muertos y más de 2.000 refugiados

AFP / Yakarta Al menos dos muertos y más de 2.000 refugiados…

Guaidó alerta a ONU de “amenazas” a sus escoltas para involucrarlo en montaje

El jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, alertó ayer a la Organización…

El monzón causa 130 muertos en el sur de Asia

AFP / Nueva Delhi El monzón causó al menos 130 muertos en…