SEGURIDAD

Con indignación y dolor se inició el juicio del caso Carla y Jesús

Fuerte resguardo para Eliot León al ingresar a los juzgados. Foto:Marco Aguilar / Página Siete

Con llanto, desesperación e impotencia inició el juicio oral contra los 10 acusados del asesinato de Carla Bellot y Jesús Cañisaire, que ocurrió el 1 de enero de 2018. La víspera del fatal día  la pareja fue a la discoteca Planta Baja, de la calle Figueroa de la ciudad de La Paz, y luego se dirigieron al domicilio de sus victimadores.

El primero en ingresar al edificio de los juzgados en el centro de La Paz fue Eliot León Fernández. Bajó del vehículo policial enmanillado, con un saco negro y camisa blanca, resguardado por una decena de uniformados.

La protección lo libró de la molestia contenida de los familiares y amigos de las víctimas.  Del mismo vehículo descendió Israel León Fernández con un  número similar de agentes de seguridad. Lo sujetaron del cuello y le hicieron agachar para evitar los golpes de los familiares. Incluso los policías formaron una cadena humana que le permitió ingresar al edificio.

Mikaela León Fernández entró a la audiencia raudamente. Y  la pareja de esta última, Renzo Cáceres, pasó por la puerta de juzgado corriendo. Familiares y amigos no lograron acercarse y sólo se limitaron a gritar para clamar justicia, reclamar por la demora en el proceso y exigir que les den 30 años de cárcel en el penal de máxima seguridad de Chonchocoro.

 “¿Por qué esperamos tantos meses si la Policía y la Fiscalía ya recolectaron todas las pruebas? Pedimos al Ministerio de Gobierno que nos ayude, que nos colabore en este caso y se dé celeridad a los proceso”, agregó una de las familiares.

La hermana de Carla dijo que aún no pueden recuperarse de la pérdida, pese a que ya pasó un año. “Ella era la más alegre de todos en las fiestas (de fin de año) ahora todo es diferente, no dejamos de extrañarla”, declaró.

Casi al final llegó Priscilla Choque, acusada de encubrir el asesinato de la pareja y que tiene detención domiciliaria, con solo dos policías que no lograron contener la furia de los familiares. La golpearon varias veces hasta arrinconarla contra una pared. El enojo fue tan grande que hasta le arrancaron un mechón de su cabello. Los padres de la joven fueron a defenderla pero igual recibieron golpes.

Una vez dentro comenzó el juicio oral por el asesinato que sacudió a la población por la crueldad ejercida por los autores.

Marco Mostajo, abogado de las víctimas, informó que el Tribunal Primero Anticorrupción y Lucha Contra la Violencia hacia la Mujer comenzó el juicio oral con una lectura inextensa de la acusación formal realizada por el Ministerio Público contra las 10 personas involucradas.

La audiencia fue suspendida por el juez y ordenó que se reinstale el 18 de enero a las 14:30 para continuar con el juicio.

La acusación presentada por la Fiscalía detalla que los principales autores del asesinato de Carla y Jesús son los hermanos Israel, Eliot y Mikaela, además del esposo de ésta, Renzo Cáceres, y la pareja de Israel, Estéfani Guizada.

Israel y Eliot León también son acusados de haber violado a Carla, los otros son considerados cómplices. Mostajo contó que en el primer día de audiencia de juicio oral los acusados estuvieron tranquilos. “A Eliot se lo veía mejor, con un mejor semblante, un nuevo peinado, se ve que están mejor tratados en la cárcel que aquí fuera”, declaró.

Además, dijo que los hermanos León rechazaron a los abogados de la Defensa Pública que defienden a las personas que no pueden costear un jurista privado y presentaron a sus propios defensores. “Los tres tomaron los servicios de un bufete de abogados, uno para cada uno”, declaró.

A la conclusión de la sesión la Policía nuevamente formó un cerco de seguridad por donde salieron todos los acusados a un minibús de la Policía. Familiares y amigos de las víctimas se limitaron a lanzar huevos.

“Asesinos, son unos asesinos” gritó la mujer que en su mano derecha tenía un huevo y lo lanzó cuando Eliot salía de las instalaciones del juzgado. Otra mujer tenía una pequeña piedra que la lanzó contra Israel. En pocos minutos una lluvia de huevos y piedras estaban por los aires.

 Los policías tuvieron que levantar sus escudos para proteger a los acusados.

El  asesinato 

  • Detalle  Carla y Jesús fueron asesinados en Año Nuevo de 2018, después de que fueron a una discoteca del centro paceño a celebrar. Luego fueron a la casa de sus asesinos a continuar con el consumo de bebidas alcohólicas, donde fueron asesinados. Sus cuerpos fueron botados en el río Orkojahuira, de la zona San Simón, en La Paz. La Policía halló los cuerpos varios días después

Página Siete

Comenta
To Top