POLÍTICA

Solo el MAS defiende a Choque; ella denuncia discriminación

Tiene una trayectoria académica y laboral de tres décadas, es historiadora

Los presidentes de las dos cámaras legislativas y al menos media docena de diputados del MAS salieron ayer a defender la gestión y administración de la actual presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Choque, quien a su vez denunció que es víctima de discriminación y racismo al interior del ente electoral, aunque evitó mencionar nombres.

Hasta el miércoles, una docena de funcionarios de altos cargos y una treintena de personal de apoyo renunciaron o fueron reemplazados por otro personal. La ‘razia’ coincidió con la elección de Choque como presidenta del órgano electoral, lo cual fue considerado por el vicepresidente, Antonio Costas, como una desinstitucionalización y una desistematización del tribunal.

Ayer, en una sorpresiva aparición pública, la máxima autoridad del TSE dijo que solo cumple lo que la sala plena decide y que en el pasado, cuando se removía al personal, nadie decía nada o reclamaba, pero ahora se hizo público de inmediato.

“Estoy sufriendo racismo y discriminación por mi condición de mujer aimara, quiero ser clara porque es racismo simbólico, estructural que vivo en estos últimos tiempos. Si ustedes recuerdan, cuando fui nominada presidenta salieron muchas críticas en contra mía, incluso de incapacidad de manejar una entidad como el TSE”, dijo ayer en radio Éxito en La Paz.

Añadió que lo único que se hace en este momento es labores que cualifiquen el trabajo y que haya mayor eficiencia a nivel de todo el TSE. Recordó que en la gestión anterior, cuando estaba de presidenta Katia Uriona, también se retiró a personal ejecutivo y no hubo la misma oposición de ahora, “nosotros somos un cuerpo colegiado donde las decisiones se manejan por mayoría y es la decisión de los vocales los cambios de personal; ellos autorizaron”. Sin embargo, Costas asegura que los jefes de base de datos y de seguridad informática que fueron despedidos la semana pasada, no fueron reemplazados por personal especializado, por más que sean antiguos en la institución. Además, Cuando Uriona, Costas, Choque y el resto de los vocales asumieron el mandato, el TSE venía de una profunda crisis de credibilidad que había provocado la renuncia de los anteriores vocales.

En la entrevista, Choque se cuidó de mencionar a su colega Costas. Pero no estuvo sola. En el mismo tono y también sin nombres, la vocal Lucy Cruz, fue designada por el presidente Evo Morales, dijo que dentro el ente electoral existen actitudes racistas. “La visión de la opinión es discriminatoria y en razón de cuando opina una persona de color blanco, parece que supuestamente tendría credibilidad, pero cuando opina una persona más humilde, la opinión no tiene credibilidad. Eso es penoso y lamentable”, publicó la vocal Lucy Cruz. Ella fue apuntada como la persona que presiona a los funcionarios para que renuncien, pero en una entrevista Costas se negó a confirmarlo.

El MAS

En poco menos de tres horas, las vocales encontraron eco en los legisladores del MAS, quienes no ahorraron calificativos para los supuestos discriminadores.

“En cualquier cambio de directiva a la cabeza de cualquier institución se debe hacer cambios de personal, sucede aquí (…) es lo normal en cualquier institución, a no ser que se dé una lectura diferente solo por el hecho de que la nueva presidenta es mujer y es indígena, entonces sería una mirada patriarcal que no logra descolonizarse”, dijo la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño. Luego dijo que cuando Antonio Costas era presidente de la ex Corte Nacional Electoral (CNE) en 2009, removió personal y puso a funcionarios de confianza y en ese entonces nadie objetó esas designaciones.

El presidente del Senado, Milton Barón, también defendió a Choque y dijo que no se puede hacer denuncias de fraude electoral porque en Bolivia los procesos electorales están sometidos al principio de preclusión y que los resultados electorales se generan en las mesas donde están los delegados de los partidos.

Los diputados Lino Cárdenas, Víctor Borda, Edgar Montaño y David Ramos, todos del MAS, se unieron al coro defensor de Choque con los mismos argumentos; el diputado Montaño dijo que la última renuncia, de la directora nacional de tecnologías, de la información y comunicación, Jenny Padilla, seguro se debió a mejores ofertas laborales. Cárdenas consideró que los opositores son los que amplifican las denuncias que salen de los propios vocales, en alusión a Antonio Costas, y que el objetivo de esas acciones es abrir un “paraguas político” porque saben que perderán las elecciones generales.

En cambio, Víctor Borda dijo que de persistir estos actos la presidenta del ente electoral puede presentar una denuncia ante la fiscalía y que existe una ley que penaliza los actos de discriminación y racismo.

Del otro lado

En el frente, los opositores cuestionaron las denuncias. El diputado Luis Felipe Dorado (UD) dijo que la discriminación la ejerce la propia presidenta porque dejó sin trabajo a 12 personas que desarrollaban un trabajo calificado y que la victimización de las autoridades no puede justificar sus actos.

Para el diputado Amilcar Barral, la sola declaración de los oficialistas ya constituye una clara señal de dónde vienen y para qué fueron puestos ahí los actuales vocales. Recordó que ninguno de ellos tenía la confianza de los opositores porque vieron cómo se manipuló el sistema de preselección.

Su correligionario Wilson Santamaría agregó que las denuncias caen por su propio peso porque María Eugenia Choque no es presidenta recientemente y que ya está en el cargo tres meses, entonces “por qué no denunció esas mismas actitudes cuando la posesionaron; por qué cambia el personal calificado cuando faltan poco más de dos semanas para las elecciones”, preguntó el opositor. En su opinión, las elecciones primarias, a realizarse el 27 de enero, serán una prueba de cómo puede ser manejado el padrón electoral. Gabriela Montaño, presidenta de Diputados, le recordó que los dos padrones, de militantes y el general, son diferentes.

MESA PIDE AUDIENCIA AL SUPREMO

El candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, fue el primero en pronunciarse sobre los despidos en el área tecnológica del TSE y su delegado, el abogado Carlos Alarcón, solicitó una audiencia a los vocales para informarse de esas acciones.

“Se trata, a nuestro criterio, de un peligroso camino de desinstitucionalización del Órgano Electoral Plurinacional que pone en riesgo la base de datos que es el fundamento sobre el que se basa la credibilidad del proceso de elecciones presidenciales 2019”, señala la parte central de la misiva.

El también candidato de UCS, Víctor Hugo Cárdenas, dijo que esas declaraciones traducen el nerviosismo de la presidenta por aceptar las imposiciones de personal que manda el propio gobierno y que el objetivo de esos cambios es garantizar la reelección del binomio oficialista, “No veo que haya actitudes de racismo o discriminación”, dijo el político.

El Deber

Comenta
To Top