DEPORTES

Nadal y Djokovic protagonizan el capítulo número 53

Meritorio lo que ha hecho Lucas Pouille en este torneo, rompiendo su techo en los grandes, yendo más lejos que nunca de la mano de la francesa Amèlie Mauresmo, la única preparadora que dirige a un tenista de la élite. Le habían salido alas al galo, hasta que se topó con quien se topó en las semifinales, Novak Djokovic: el serbio se las cortó de cuajo. Sabiendo que Rafael Nadal le esperaba en la final de mañana (05:30 HB), el número uno quiso hacer una exhibición de fuerza y trituró la ambición de Pouille en solo 1h 23m: 6-0, 6-2 y 6-2. El tenis, pues, asistirá a un nuevo episodio del clásico, del partido más repetido de la Era Abierta: Nadal y Nole, cara a cara. Episodio 53.

“Espero que esta vez no dure tanto”, bromeó Djokovic en la sala de prensa, en referencia a ese kilométrico partido, la saga más extensa por delante de los Djokovic-Federer (25-22) o los Nadal-Federer (23-15). “Jugar contra Nadal requiere un enfoque táctico diferente”, amplió. “Te obliga a estar alerta en todo momento, contra él no puedes bajar el ritmo en ningún momento. Ha jugado impresionantemente bien durante todo el torneo”, destacó.

En los enfrentamientos previos entre ambos, Djokovic domina en el global por 27-25 y en pista dura por 18-7. La última vez que se vieron las caras fue en las semifinales de Wimbledon, el año pasado. En dicho duelo venció el de Belgrado (31 años).

OSAKA Y KVITOVA SE DISPUTAN EL TRONO

“The winner takes it all”: el trofeo del Abierto de Australia y la corona de la número 1 mundial. La jugadora que gane la final femenina de hoy en Melbourne, la japonesa Naomi Osaka o la checa Petra Kvitova, conseguirá un premio doble.

Ni la jugadora nipona ni la zurda checa han estado nunca en el primer puesto del ranking WTA. Osaka, actual número 4 del mundo, está en su mejor posición y Kvitova, sexta, llegó a alcanzar el segundo puesto hace siete años, en octubre de 2011.

Los Tiempos

Comenta