SOCIEDAD

Seis de cada 10 personas en situación calle usan drogas y el 43% no sabe si tiene VIH

A las 16:00 de una tarde de calor, en el cuarto anillo y la doble vía a La Guardia los vehículos hacen fila en los semáforos. Nadie ve lo que sucede en el túnel, de casi 100 metros, que está debajo. EL DEBER recorrió ese túnel, tan largo como un campo de fútbol pero de ocho metros de ancho. A la mitad de la estructura un grafiti llama la atención y pinta en parte la vida que hay en las cloacas cruceñas. “Miedo ni a la muerte”, se puede leer en medio de la oscuridad quebrada por algunos rayos de sol y al lado de la inscripción, la cara de un demonio llena de moho. Es otra Santa Cruz la que se ve y un estudio interinstitucional reciente identificó, por primera vez, que hay 1.043 personas que la habitan, son hombres y mujeres en situación de calle.

Para ingresar por el túnel es imprescindible ir con una persona que sea respetada por quienes viven allí, porque de lo contrario se corre el riesgo de una agresión.

Lo que hay debajo es un ‘loteamiento’ del mundo de concreto. Colchones, catres con ‘jones’ como patas, protectores de plastoformo de heladeras o también espacios privados, delimitados con sábanas o plásticos.

En estos espacios escondidos, seis de cada 10 reconocieron en las encuestas, realizadas por un equipo interinstitucional, que usan drogas; dos aseguraron que no, y otras dos prefirieron no responder a ese cuestionamiento, que formó parte de las 94 preguntas que se hicieron en el censo de personas en situación de calle en Santa Cruz.

La humedad y el agua fétida de los túneles pueden explicar que el 8% sufra dolores de cabeza, el 7% de enfermedades respiratorias, el 7% dolores de huesos, el 5% afecciones estomacales y el 2% diversas infecciones de la piel.

Guillermo Dávalos, de la Fundación SEPA, indicó que los datos permitirán trazar políticas públicas para rehabilitar a estas personas y prevenir que otros se sumen a la vida en los canales de drenaje.

En el estudio se confirma que el 61% de los encuestados reconoció que consume alguna droga, el 20% lo negó y el 19% se abstuvo de contestar.

Respecto a las drogas más utilizadas, aunque un 46% no quiso especificarlas, el restante manifestó que consume alcohol (21%), marihuana (15%), inhalantes como la clefa, la gasolina o el tíner (8%), y pasta base de cocaína (3%), que son drogas ‘baratas’, mientras que un 2% consume cocaína y 4% otros alcaloides.

En el ‘inframundo cruceño’ también contaron que las drogas se consumen, como se hace con las bebidas alcohólicas, en la superficie, es decir, en ‘juntes’ o encuentros sociales: el 44% consume drogas con amigos, gente de su entorno o su pareja. El 15% prefiere hacerlo solo.

Desintoxicar para rehabilitar

Tres de cada 10 personas que ahora viven en la calle han intentado rehabilitarse en algún centro especializado, y el 23% lo ha intentado entre una y tres veces sin éxito. Solo el 17% ha recibido tratamiento médico para dejar los estupefacientes. Además, cuatro de cada 10 aseguraron que están dispuestos a intentar dejar las drogas. Respecto a esta problemática, Dávalos, al igual que el director de Políticas Sociales de la Gobernación, Duberty Soleto, manifestaron que es esencial que el centro de rehabilitación de la Alcaldía cruceña, que funciona en la av. Virgen de Luján, sea potenciado para cumplir con la función para la que fue creado.

Richard Durán Canelas, representante departamental de los centros de rehabilitación, afirma que este centro permite una rehabilitación integral con componentes sicológicos, científicos, sociales y espirituales, cuya efectividad está por encima del 70%. Dávalos apuntó que el lugar solo funciona con un tercio de su capacidad real.

‘Hacer pieza’ y VIH-sida

De las mujeres encuestadas, 27 dijeron que se ganan la vida prostituyéndose y de ellas, cuatro señalaron que son obligadas a hacerlo. En el informe del censo se señala que de estas, el 4% son menores de 12 años y el 15% son adolescentes.

El 43% de los encuestados dijo que ‘nunca’ se ha realizado una prueba de VIH, es más, solo el 59% sabe qué es el sida. De todas las personas encuestadas, el 33% no usa preservativo y 9% los usa ‘a veces’. De las 27 mujeres que ‘hacen pieza’, solo 21 utilizan el anticonceptivo de látex.

Grado de instrucción

El censo cruceño reveló que el 37% cursó primaria, el 30% llegó a secundaria, el 8% salió bachiller, el 4% llegó a nivel técnico y 3% entró a la universidad.

Cifras

53%NIVEL DE INSTRUCCIÓN DE PADRES Más de la mitad de los que viven en las calles, provienen de padres que no culminaron el colegio .

67%DIJO NO HABER SALIDO BACHILLER El grado de instrucción al que llegaron los que viven en la calle es 37% a primaria y 30% a secundaria.

Fuente: eldeber.com.bo

Comenta
To Top