POLÍTICA

El mesismo genera discrepancias entre Fernando Molina y Amalia Pando

Página Siete Digital / La Paz

Un artículo del periodista Fernando Molina, titulado “La carta de la oposición boliviana, una sociología del mesismo” generó una singular reacción de la periodista Amalia Pando, quien disiente del parecer de Molina con relación a la “intelligentsia”, término empleado por el también escritor para denominar la corriente y las personas que integran la candidatura presidencial de Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana.

El artículo de Molina, difundido en el sitio web Nueva Sociedad de Argentina, hace un análisis del mesismo y Carlos Mesa, que “encarnan y representan políticamente a una parte bien delimitada de las élites sociales bolivianas”, aquella que pertenece a la intelligentsia nacional: periodistas, editores, académicos, exfuncionarios internacionales y exdiplomáticos.

“No hay empresarios y los políticos de oficio, cuya filiación consignaremos más adelante, son muy pocos. El grupo inicial, formado por los colaboradores de Mesa cuando era presidente, ha buscado extenderse en estos meses conquistando jóvenes que repiten el mismo perfil: «bien estudiados», ex alumnos de escuelas y universidades de renombre”, desglosa Molina en su artículo.

Para Molina, la intelligentsia es una de las varias clases medias nacionales, que se destaca por la posesión del capital educativo, específicamente de la educación elitista, de la que han quedado marginados “cholos” e indígenas.

A través de un artículo titulado: “Contra una columna de Fernando Molina”, publicado en el sitio web Brújula Digital, Amalia Pando expresa su pena por el escrito de Molina en sentido de que, “aunque va dirigido específicamente contra Carlos Mesa, en realidad ataca a la poca intelectualidad, si es que existiera, en nuestro país”.

“En realidad ataca a los profesionales, a los egresados del colegio San Calixto, San Ignacio, que son clasemedieros, y Fernando Molina los considera parte de la intelligentsia​, en un término que lo hace ver despectivo porque se considerada como integrante de una élite que le da la espalda al pueblo. No es la intelectualidad con una acepción positiva, es un concepto de inteligencia que refiere a una élite privilegiada, oligárquica, que da la espalda al pueblo”, observa la directora del programa Cabildeo, que se emite vía Internet.

Comenta que Mesa salió del colegio San Calixto y que no tiene un título profesional, pero es un hombre que es parte de la intelectualidad boliviana y cuestiona que el pecado sea estar en un colegio particular. Cree que Molina debería hablar en primera persona al referirse a la intelligentsia, ya que él también salió de un colegio particular.

Además de las discrepancias, Pando hace notar que Molina fue “publicista” de Gonzalo Sánchez de Lozada, lo cual fue rechazado por éste, quien si bien reconoce que fue gonista, no fue publicista, ya que esa labor lo hacía Mesa y PAT.

Página Siete

Comenta
To Top