SEGURIDAD

Tenía 14 años cuando su madre la metió en un prostíbulo: “Ella creía que hacía lo mejor para mí”

“Yo solo hacía lo que me enseñaron a hacer de pequeña, lo único que sabía hacer”, comienza relatando Beatriz Helena Renfigo, mujer que reveló que cuando tenía 14 años, su madre la metió en un prostíbulo.

Hoy, con 50 años y entre lágrimas, la mujer compartió su historia con BBC Mundo, y dijo que en ese momento, su madre “creyó que era la mejor decisión para ella”. Por ese motivo, estuvo más de 20 años yendo entre varios burdeles, algo que describió como “una auténtica tortura”.

¿Cómo fue que logró salir? Junto a otras 20 compañeras aprendieron a hacer chorizos y montaron una empresa que les permitió tener ingresos suficientes para dejar la prostitución. Hoy, Beatriz es directora de la Asociación de Mujeres Productoras de Cárnicos del departamento de Caquetá (ASOMUPCAR), y ayuda a las mujeres a salir de los prostíbulos.

Imagen BBC

A mi madre la criaron así, pensando que una señorita que no salía de su casa virgen, casada, vestida de blanco y con mantón largo ya no valía nada. Me entregó a mi tía, la hermana de mi papá, que era dueña de un prostíbulo”, recuerda la mujer, que expresa desde el dolor: “Ser prostituta es una tortura permanente, supuestamente consentida porque hay dinero. A veces eran veinte veces al día, terminaba con mi vagina así de hinchada, echándome en las noches vaselina o alguna crema refrescante para poder dormir”.

Manifestó que estuvo 22 años allí y tuvo 3 hijos: “Obviamente, no sé quiénes son sus padres”. Sobre los que piensan que la prostitución es un trabajo que se elige voluntariamente y que debería regularse, ella dijo que “hay que sacar eso de nuestro vocabulario”.

“La prostitución es un delito contra la humanidad contra las mujeres que la sufrimos. Yo vivo, sobrevivo, en una región donde convergen todos los actores armados. El peligro es siempre inminente en la vida de las putas”, agregó en diálogo con la BBC.

Cuando el entrevistador le consultó si consiguió perdonar a su madre por meterla con 14 años en un prostíbulo, ella respondió: “Creo que nunca la culpé. Ella creyó que estaba haciendo lo mejor para mí, que me estaba enseñando un oficio. Ella fue criada en una cultura patriarcal, y consideró que lo que hizo era lo que tenía que hacer”.

Mitre

Comenta
To Top