TENDENCIAS

Está todo planificado: los trucos que utilizan los supermercados cuando haces la compra

Hasta el último detalle. Las grandes cadenas de supermercado hacen todo lo posible para que no te vayas de su local sin comprar más productos de los que tenías anotados. Los trucos que utilizan para generar el mayor beneficio posible por cada cliente que pasa por la caja son tan sonados que ya han sido estudiados por numerosas investigaciones sobre psicología y comportamiento.

Es muy habitual caer en la tentación de las ofertas. A decir verdad, para muchas personas resulta toda una religión. Sobre todo en tiempos de crisis, en los que las familias apuran hasta el último céntimo para ahorrar en la cesta de la compra. Pero esto solo es la punta del iceberg. Algunos supermercados de Estados Unidos, por ejemplo, han eliminado el cristal de la nevera de los congelados para que el cliente ya no tenga que hacer el mínimo esfuerzo y el producto entre por la vista y llegue a sus manos en el menor tiempo posible, según informa ‘Business Insider‘.

En las ofertas de multicompra, los precios se incrementan para que el ahorro sea menor del que anuncian, e incluso, inexistente

Pero más allá de las últimas técnicas psicológicas para que consumas más y no dudes en repetir, aquí van una serie de trucos de los que se sirven las grandes cadenas para que no te vayas del establecimiento con las manos vacías.

Las marcas blancas
Siempre al lado de las buenas. Al ser más baratos los productos de la marca de la casa, el ojo instantáneamente irá a por el de marca blanca que con el otro. Eso sí, a no ser que seas muy fiel a tu marca de confianza. ¿Eres uno de ellos?

Precios psicológicos
Quizás sea la técnica más conocida. Cuantos más nueves lleven en sus decimales, mejor. Es muy difícil que tu mente no asocie un número seguido de varios nueves. Si algo que te gusta vale 9,99 euros, jamás verás 10. Así, la diferencia de un solo céntimo puede ser determinante. Algo que se ha demostrado en múltiples ocasiones. En 2009, los investigadores de la Colorado State University pidieron a un grupo de voluntarios que escogieran entre dos bolis idénticos. Uno costaba dos dólares y el otro 3,99. El 44% de las personas se llevaron el más caro. Suena increíble, pero “los dos nueves” siguen funcionando.

Los artículos regalados
Cuidado con esos 3×2 o 2×1. “En las ofertas de multicompra, los precios se incrementan para que el ahorro sea menor del que anuncian, e incluso, inexistente”, explica Nadia Khomani en un artículo de ‘The Guardian’. Tu ahorro en realidad es muy pequeño, ya que el precio de los productos ofertados es mucho más alto de lo que crees. Además, suelen aplicarse a los bienes más caros de todo el supermercado. De la misma forma, salta a la vista lo pequeños que aparecen los precios por unidad frente a la oferta de la segunda unidad. Que no te engañen.

La música
Aunque no lo creas, el hilo musical del establecimiento juega un papel esencial. Seguramente hasta ahora habías pensado que se decidía de forma aleatoria. Para nada. Cuanto más poblado esté el establecimiento, más marchosa o enérgica será la música; cuanto más vacío, más tranquila.

Esto está pensado para provocar la sensación de prisa o de calma en el cliente. Si hay pocos, la cadena optará por la tranquilidad para que el consumidor se relaje, se tome su tiempo y escoga pausadamente lo que quiere adquirir. Si el supermercado está lleno, mejor inducir una sensación frenética en el cliente para que compre más.

Lo básico, al final
Es una mañana soleada y solo quieres una barra de pan para comer. Y para llegar hasta ella tienes que atravesar los congelados, la carnicería, la pescadería, los dulces y, por último, la droguería. ¿Estás seguro de que no necesitabas nada más?

El tamaño del carrito
Normalmente, los hay de dos clases, uno más grande y otro más pequeño. Pero hay muchos en los que solo hay de un tipo: el grande. Por ello, este objeto creará la sensación psicológica de verlo demasiado vacío. Tu cabeza te sugerirá que no has comprado todo lo que quieres y que necesita ser llenado. De la misma forma, su espacio está diseñado para que parezcan que no hay prácticamente nada. Por ello, por mucho que coloquemos botes de tomate, arroz o pepinillos, siempre faltará algo más.

Fuente: elconfidencial.com

Comenta
To Top