El Ejecutivo de Iván Duque ha situado en puestos clave del Ejército colombiano a al menos nueve generales sobre los que existen “evidencias creíbles” que los vinculan a ejecuciones extrajudiciales de civiles presentadas como bajas en combate —conocido como el escándalo de los falsos positivos—, según ha señalado este miércoles la ONG Human Rights Watch (HRW). Después de analizar decenas de decisiones judiciales, testimonios e informes de la Fiscalía General de la Nación, la organización de defensa de los derechos humanos sostiene que al menos tres de los militares que han sido ascendidos están siendo directamente investigados. Los fiscales indagan también numerosas muertes perpetradas por soldados en unidades bajo el mando de los otros seis.

“Al nombrar a estos generales, el Gobierno transmite a las tropas el preocupante mensaje de que cometer abusos puede no ser un obstáculo para avanzar en la carrera militar”, señaló José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW. La ONG ha denunciado con insistencia los obstáculos que los sucesivos Gobiernos de Colombia han puesto a las pesquisas sobre las ejecuciones extrajudiciales. “Las autoridades colombianas deberían impulsar investigaciones serias contra los generales implicados en falsos positivos y no designarlos en los puestos más importantes del Ejército”.

El presidente Duque nombró al general Nicasio de Jesús Martínez Espinel como nuevo comandante del Ejército cuando renovó la cúpula militar en diciembre. En ese mismo mes, el Gobierno nombró nuevos comandantes en varias posiciones clave. La ONG asegura haber encontrado pruebas que vinculan a Martínez Espinel y ocho de esos generales con el caso de los falsos positivos y otros abusos. El actual comandante del Ejército fue, entre octubre de 2004 y enero de 2006, el segundo comandante de la Décima Brigada Blindada, y la Fiscalía ha abierto investigaciones sobre 23 ejecuciones extrajudiciales perpetradas por soldados de esa brigada, detalla la ONG.


 

Te puede interesar  Un "accidente", una inyección y un incendio: el macabro plan de una enfermera para matar a la esposa de su amante

Además de Martínez Espinel, los otros generales promovidos por Duque a comandancias del Ejército que menciona el informe de HRW son Jorge Enrique Navarrete Jadeth, Raúl Antonio Rodríguez Arévalo, Adolfo León Hernández Martínez, Diego Luis Villegas Muñoz, Edgar Alberto Rodríguez Sánchez, Raúl Hernando Flórez Cuervo, Miguel Eduardo David Bastidas y Marcos Evangelista Pinto Lizarazo.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el tribunal constituido para juzgar los crímenes de guerra más graves en Colombia, mantiene abierto un caso sobre las más de 2.000 ejecuciones de civiles presentadas como bajas en combate. El tercer proceso que asume ese sistema de justicia transicional –surgido de los acuerdos de paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la exguerrilla de las FARC– se abrió a mediados del año pasado a partir de un informe elaborado por la Fiscalía que identifica un total de 2.248 víctimas de “falsos positivos” entre 1988 y 2014. Casi la mitad de los casos son jóvenes humildes de entre 18 y 30 años. El fenómeno aumentó dramáticamente a partir del año 2002, durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010), actual senador y mentor político de Duque, y es especialmente crítico entre 2006 y 2008.

En las divisiones del Ejército que concentraron la mayoría de los casos “están involucrados, presuntamente, personas con posiciones de mando y altos rangos en la organización militar que pudieron haber tenido un rol determinante en los hechos”, apuntó la JEP en su momento. Al priorizar el caso de los falsos positivos, el tribunal tuvo en cuenta que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional también había llamado la atención sobre este fenómeno, una de las peores manchas de un conflicto armado que por más de medio siglo ha involucrado al Estado, guerrillas y grupos paramilitares.

Te puede interesar  EEUU vuelve a interceptar cuatro aviones militares rusos cerca de Alaska

A pesar de que los tribunales colombianos han condenado a cientos de miembros del Ejército por su papel en las ejecuciones extrajudiciales –en su mayoría soldados rasos, apunta Human Rights Watch–, las autoridades no han procesado a los comandantes presuntamente responsables de estos crímenes.

elpais.com

Comenta
Mira también:

EEUU alertó que los drones de fabricación china podrían espiar para el gobierno de Xi Jinping

El gobierno de Donald Trump emitió este lunes una alerta sobre la…

Venezuela quiere diálogo con EEUU y no guerra, dice canciller Arreaza

AFP / La Habana Venezuela quiere diálogo con Estados Unidos y no…

Juicio político a Trump gana terreno entre los demócratas en EEUU

Elodie Cuzin, AFP / Washington Las discusiones en el Partido Demócrata respecto a un…

Los 15 salvajes métodos de tortura contra los presos políticos del régimen de Daniel Ortega

Primero le dieron una paliza y como todavía no decía lo que…

EE.UU. sospecha de nuevo ataque químico en Siria y amenaza con represalias

Washington. Estados Unidos dio cuenta este martes de “indicios” según los cuales…