SEGURIDAD

Inician destrucción de vías para evitar contrabando

En otra estrategia para combatir el ingreso de mercadería ilegal que aflora desde Chile, el Comando Estratégico de Lucha Contra el Contrabando inicia este jueves en Pisiga (Oruro), la destrucción de caminos de herradura por donde ingresan convoyes de camiones cargados de esta mercancía, burlando los controles fronterizos con Chile.

“La maquinaria pesada llegó al final de la tarde de este miércoles. Estamos coordinando acciones para poder cumplir con la estrategia del Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando y que no haya ningún atropello a la población. Hemos identificado unas tres vías que serán destruidas por las orugas”, informó el alcalde de Pisiga, William Colque.

Enfrentamiento

En la población, a 337 kilómetros de la ciudad de Oruro, la pasada semana murió Édgar Freddy Villegas de 40 años, oriundo de Tupiza (Potosí), que presumiblemente, trabajaba como chofer de uno de los vehículos que transportaba mercadería ilegal.

Los militares usaron sus armas de fuego para contener a un grupo grande de personas, armadas con piedras, petardos y supuestamente dinamita, que querían facilitar el paso por un lado de la carretera. Mientras se producía el conflicto, al menos 15 camiones burlaron el control y se internaron en el país.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, lamentó esta situación, pero señaló que el comando militar que actúa bajo las órdenes del Viceministerio de Lucha contra el Contrabando, logró identificar al menos 200 camiones que esperan una oportunidad para pasar de Chile a Bolivia.

Los operativos militares esperan adelantarse a los convoyes destruyendo los caminos. El viceministro del sector, Gonzalo Rodríguez, dijo anteriormente haber contabilizado al menos 118 caminos que fueron abiertos por los propios contrabandistas para burlar el control.

“Estamos en operativos permanentes en todas las fronteras, rastreando los convoyes de contrabandistas. Tenemos un aproximado de 200 camiones esperando entrar de forma ilegal desde Chile. Si no estamos alertas, esos convoyes pueden llegar a cumplir su objetivo de ingresar mercadería ilegal. Es un operativo de 24 horas y los siete días de la semana en la frontera. Nuestros efectivos están trabajando en estos momentos”, advirtió Zavaleta.

Efectos negativos

El alcalde de Pisiga lamentó que el Gobierno central los hubiera acusado de proteger el contrabando. Al contrario, aseguró que el trabajo que se realizará hoy en esa población, con la destrucción de pasos ilegales del contrabando, es una muestra de que están de un solo lado.

“El contrabando no beneficia a nuestra población. Destruye nuestros sembradíos y las calles que tenemos. Lo que nos interesa es fortalecer el servicio de comercio exterior de la Aduana en Pisiga para que no sea mayor el contrabando. Eso favorecería a nuestra gente”, indicó.

Fuente: eldeber.com.bo

Comenta
To Top