July Rojas y Wilson Aguilar

“Yo estoy por mi propia voluntad”, le dice Estela (nombre ficticio) a una oficial de la Policía después de un operativo de rescate por trata de personas en La Paz. Ella, una veinteañera, defiende al hombre que por mucho tiempo la utilizó para hacer pieza (prostitución). “A mí no me hace nada, me trata bien”, dice con firmeza.

“Cuando las víctimas no se creen víctimas es un poco complicado para nosotros”, dice la jefa de la División de Trata y Tráfico de Personas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz, Gabriela Coca, quien lleva más de 10 años con este trabajo.

La oficial explica y dice que el delito de trata y tráfico de personas “ha mutado” como muchos otros, en este caso no sólo por las redes sociales, sino por las “artimañas” que ahora utilizan los tratantes, quienes les hacen creer a las víctimas que ganan dinero en buenas condiciones, hasta el punto de lograr que ellas sientan afecto por sus agresores.

El caso de Estela llamó la atención a la oficial Coca porque se trataba de una muchacha que fue trasladada desde una provincia hacia la ciudad de La Paz.

“La llevaron a un domicilio, vivía y trabajaba realizando pieza y trabajo sexual”.

Qué es lo interesante —dice Coca— “el tratante no les privaba de libertad, de hecho, mediante los mensajes de WhatsApp que nosotros hemos identificado, las trataba muy bien, hacía que ellas ganen afecto por él”.

Los mensajes decían: “Te lo estoy llevando esta comidita”, “¿estás bien?”, “¿no te falta nada?”; pero Estela debía ir a trabajar cuando hay un cliente, por eso sentía “ese compromiso” y decía: “Él me cuida, tengo comida y tengo techo”.

Te puede interesar  Asesinan a hombre y hallan su cuerpo dentro de su auto

Pese a explicarle que duerme en la misma cama donde hace pieza, cocina en el cuarto de al lado, trabajaba de lunes a lunes, tenía que estar dispuesta las 24 horas, y las condiciones, desde todo punto de vista, eran insalubres. Estela se negaba a creer que era víctima de exploración laboral y sexual. Por lo contrario, respondía: “Por lo menos gano algo”, cuando la Policía le decía que el tratante ganaba más del 50 por ciento del “trabajo” que solo ella hacía.

Manipulación

Entonces —dice Coca— hay una manipulación muy fuerte hacia las muchachas porque hay más temor de que ellas denuncien algún tipo de violencia porque ya no las encierran como antes; no es que se haya erradicado la violencia, pero se encuentran nuevas maneras para que el delito sea invisibilizado.

“Cuando encontramos víctimas que no se creen víctimas, hacemos otro tipo de intervención y coordinamos con personal de psicología para que puedan trabajar más con ella y se puedan dar cuenta de la situación en la que están”, dice Coca.

Art. 281. Este delito es sancionado con privación de libertad de 10 a 15 años

NO HAY UN PERFIL ÚNICO DE LOS TRATANTES DE PERSONAS

REDACCIÓN CENTRAL

No existe un perfil específico de las personas que se dedican a la trata de personas, según los casos atendidos por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, están involucradas personas de buena condición económica, profesionales y otros de bajos recursos.

Sin embargo, la jefa de esta división de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz, Gabriela Coca, señala que sí existe un común denominador en las víctimas.

Te puede interesar  Saquean bar y atacan equipo de prensa en la movilización

“Todas la víctimas, principalmente las adolescentes, vienen de familias desestructuradas, de familias que tienen antecedentes de violencia, de familias con problemas de alcohol o que se encuentran en situación de calle”, explicó. También dijo que las víctimas son más mujeres adolescentes, aunque eso no excluye a los varones adultos y niños porque se ha tenido casos, pero estos son mínimos en relación al otro grupo etario.

“EL CONSENTIMIENTO QUE DA LA VÍCTIMA NO ES RELEVANTE”

REDACCIÓN CENTRAL

Ley Integral Contra la Trata y Tráfico de Personas permite a los funcionarios de la Policía y Ministerio Público continuar la investigación de los casos pese a existir el consentimiento de las víctimas.

La jefa de esta división de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de La Paz, Gabriela Coca, señala que el consentimiento que las víctimas de trata puedan prestar no es determinante o no es relevante para la investigación.

“Si ha habido un proceso de captación, si ha habido un proceso de traslado, ese consentimiento que ella da no es relevante para la investigación. Entonces, haya aceptado o no, el delito se sigue investigando”, explicó.

Los Tiempos

Comenta
Mira también:

Dan 30 años de cárcel al hombre que ahorcó a su pareja

La Fiscalía Departamental de Chuquisaca, informó que el Tribunal de Sentencia Primero…

Ejército anuncia todos los esfuerzos para encontrar a soldado que fue arrastrado por un río en frontera con Perú

El Comando General del Ejército anunció el sábado que realizará todos los…

Tarija: Ex fiscal tilda de payasada a la imputación que le realiza el Ministerio Público

El ex fiscal departamental, Gilbert Muñoz, declaró ante medios de comunicación que…

Falsos garantes cobran entre Bs 500 y Bs 6.000 por certificados

Pamela Pomacahua / La Paz En las gradas del Tribunal Departamental de…

Rechazaron denuncia para indagar cobro de peajes

El Ministerio Público rechazó la denuncia interpuesta contra seis dirigentes de los…